Pasta con anchoas y albahaca
Pasta con anchoas y albahaca

A mi amiga Rosa no le gustaba nada la pasta, por increíble que pudiera parecer. Este verano, sin embargo descubrimos que parecía ser que lo que no le gustaba de ella era la textura y probablemente el modo “sota, caballo y rey” de algunas recetas.  Hicimos una prueba de fe y le cociné esta receta que yo aprendí en Robin Food.   David de Jorge es un gran chef que tiene la habilidad de que en la cocina todo parezca facilísimo a los cocineros “de a pie”. Me gusta el programa porque aparte de las recetas clásicas bordadas que nos presenta, aprendemos que se puede cocinar nuevas recetas con los ingredientes cotidianos y darle un aire muy creativo a nuestro recetario. ¿Pan con pan? ¿Pero, eso no era comida de tontos? Pues no, es de listos, porque con esta salsa de anchoas y albahaca está de quitar el sentido.

Ahora, mi amiga se ha atrevido con otros sabores y el otro día envió a nuestro grupo de cocineras FACECOOK una foto de Spaghetti alla puttanesca que había preparado y me dijo que también le habían gustado y eso me pone muy contenta.  No sé a vosotros, pero a mí esto me recuerda mucho a la película de Pixar Monsters Inc. Tenemos predefinidos gustos y fobias basadas en experiencias pasadas y luego… nuestros monstruos no eran tan malos, sólo había que darles una oportunidad.

Una de las claves para que la pasta te salga perfecta es saber controlar los tiempos.  La regla de oro es que la salsa siempre tiene que esperar a la pasta, y nunca al revés.  La pasta se introduce en la olla con agua salada  -no hace falta poner aceite, pero tampoco es un pecado mortal – cuando ésta ya está en plena ebullición y se mantiene cociendo durante los minutos que indica el fabricante según nuestro gusto. A mí, por ejemplo, me gusta al dente, ni blanducha, ni “a partir el diente”, ja, ja. Es mi punto de cocción preferido. ¿Cómo sé que ya está? Pues hay varios test, pero el que más me gusta es coger un espagueti y partirlo.  Si el centro del cilindro presenta un color blanco y la parte de afuera está más oscurita, entonces ese es el punto perfecto. También hay quién tira un espagueti hacia la pared, si se queda pegado, ya está la pasta, pero sinceramente, prefiero mi truco.

Cuando la pasta esté lista, se saca del agua preferiblemente con un colador, porque el agua de cocción no se tira.  La reservaremos para utilizarla cuando llegue el momento de agregar la pasta a la salsa en la cazuela. La pasta tampoco se tiene que meter bajo el chorro de agua fría (esto es un gran error que yo siempre cometía), salvo que la vayas a usar en una ensalada fría.

Una vez que la pasta se incorpore a la salsa, tenderá a absorber el líquido y entonces, el toque maestro es verter un cazo sopero del agua de cocción que teníamos guardada.  Esta agua, con el almidón disuelto, le dará un aspecto hidratado y brillante a nuestra pasta.

Por último, procurad rallar el queso parmesano en el momento de servir. La diferencia se nota, os lo aseguro.

Y  ahora, ya sabéis cómo se hace la pasta en como en casa de Mamma Laura.

Ingredientes:

  • 400 g de pasta larga, espagueti, tallarines, etc..
  • 150 g de pan de hogaza desmigado.
  • Un puñado de hojas de perejil fresco.
  • 30 g de aceite (tres cucharadas aproximadamente).
  • 1 cebolla.
  • 4 dientes de ajo laminados.
  • 1 pizca de guindilla cayena.
  • 1 lata de anchoas en aceite de oliva (unos 8 filetes).
  • 1 manojo de hojas de albahaca fresca.
  • Queso para rallar, parmesano, de oveja, etc…

Instrucciones:

  1. Comenzaremos cortando el pan en migas, a mano o con cuchillo, como os guste más. Cortaremos también la cebolla fina y el ajo en láminas los reservaremos.
  2. A continuación, doraremos las migas de pan con un poquito de aceite en una sartén y les añadiremos el perejil picado.
  3. En la misma sartén, añadimos el aceite y doramos la cebolla y el ajo con la guindilla a fuego suave.
  4. Añadiremos las anchoas, que se irán desintegrando en la salsa mientras las rehogamos.
  5. Añadimos un cazo del agua de cocción y condimentamos con pimienta.
  6. Añadimos la pasta escurrida a la salsa y la mezclamos bien. Añadimos más agua de cocción para que la pasta absorba toda el agua que sea necesaria.
  7. Añadimos las hojas de albahaca cortadas a mano y justo antes de servir, esparcimos las migas de pan reservadas y espolvoreamos queso recién rallado.

Consejos:

  • Una de las cosas que me preguntáis más a menudo es cuánta pasta corresponde a una ración por persona.  Durante mi dieta he aprendido que depende del papel que juegue la pasta en la comida.  Por ejemplo, si queremos una guarnición de pasta (para una carne, por ejemplo), con 40-50 g de pasta seca sería suficiente.  Por norma geeral, si la pasta es un plato independiente (un primero o un segundo), 60-70 g sería una ración.  Pero si vais a comer un plato de pasta como plato único, entonces deberíais calcular  80-100 g por persona, dependiendo de sus necesidades nutricionales (hombre, mujer, deportista, sedentario, etc…)La pasta, al cocerse,triplica su peso, aproximadamente.
  • Este plato tiene un valor de 14 puntos en tu dieta Weight Watchers.
  • La pasta debe ser consumida inmediatamente después de cocinada, ya que la pasta, como el arroz, se pasa y cambia de textura.

 

 

 

 

 

 

6 Comments on Pasta con anchoas y albahaca

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *