Estofado escocés de ternera en slow cooker
Estofado escocés de ternera en slow cooker

¡Lo confieso, me he enamorado de nuevo! Y no es porque estemos cerquita de San Valentín, es que he encontrado una técnica de cocina que me ha vuelto loca. La cocción a baja temperatura.  Ya os lo anunciaba en la anterior entrada de Pulled pork, que la cocción lenta a baja temperatura consigue maravillas en cuanto a conservación de propiedades de los alimentos, texturas y jugosidad.  La madre de todas las cocciones lentas es el puchero de las abuelas, que, como el amor forjado a fuego lento, saca lo mejor de nosotros.

Esto, en versión moderna y eléctrica es básicamente una Slow Cooker.   – ¿Pero, qué es esto? – os preguntaréis muchos de vosotros. Pues es una olla eléctrica que suele tener entre 150 y 250 kW de potencia (vamos, como una bombilla de las de antes) y que consta de tres partes: Una carcasa metálica que contiene resistencias eléctricas en el interior de sus paredes (no en el fondo), un recipiente de  loza cerámica que es calentado muy lentamente por la acción de las resistencias y una tapa, normalmente de cristal.  El aparato tiene más básico dispone detres niveles de potencia, uno bajo, o low, uno alto, o high y uno automático, o auto (en este modo, la cocción comienza en alto y cuando alcanza la temperatura cambia a modo bajo y es especialmente útil para arrancar guisos largos o cuando cocinamos alimentos congelados).

La temperatura que alcanzan estas ollas no suele superar los 100º, el nivel de potencia únicamente alargará el tiempo de cocción y la temperatura se alcanzará más o menos lentamente en cada uno de los casos.  Es como si los alimentos se meciesen en una cuna, la antítesis de una cocina rápida, como la olla a presión.  Existen en el mercado modelos más sofisticados que son digitales y programables, es decir, que podemos controlar el encendido en modo diferido y el final de la cocción, tras el cual la cazuela entra en modo warm, o mantener caliente. Incluso hay un modelo conectable a Wi-fi que puedes controlar en remoto desde tu móvil. Todo un mundo esto de la cocción lenta a baja temperatura en el que me quiero sumergir a explorar. Os dejo este artículo interesante de la web Crotpotting. es donde podréis encontrar mucha información sobre estas ollas, el tipo de cocción y muchas recetas para iniciarse.

FullSizeRender
Mi nueva slow cooker recién estrenada.

¿Dónde encontrar esta olla? Pues la verdad es que no hay muchas tiendas físicas donde la vendan, a veces la he visto en hipermercados grandes, como  Alcampo, otras en El Corte Inglés, pero donde las vais a encontrar mucho más fácil y a mejores precios es en tiendas online como Amazon, o MGI.

Ahora sí, vamos con una de mis primeras recetas. Un estofado de inspiración escocesa con mermelada de grosellas y un buen vino tinto.

Ingredientes:

  • 2 cda. De AOVE
  • 1kg de aguja de ternera, cortada en tacos.
  • 2 cdas. colmadas de harina todo uso.
  • 1 pizca de sal
  • 2 cebollas grandes.
  • 3 dientes de ajo, pelados y troceados.
  • 2 cda. De mermelada de grosellas (puedes sustituirla por cualquier otra de frutos rojos, o de higos, por ejemplo si no tienes esta a mano).
  • 500 ml de vino tinto.
  • 4 zanahorias grandes, peladas y cortadas a rodajas.
  • 2 patatas medianas, chascadas (es decir, cortadas hasta un punto y dejando desgarrar el resto para que suelten almidón y espesen el caldo).
  • ½ nabo, pelado y troceado.
  • 1 cacito de caldo concentrado.
  • 2 cdas. de tomate triturado.
  • 1 cda. de salsa Worcestershire (Lea & Perrins)
  • 4 hojas de laurel.
  • 2 cda. de panela (o azúcar moreno).
  • ¾ cda. de sal.
  • 1 cucharadita de pimienta negra en grano.

Instrucciones:

  1. En una sartén caliente con aceite sofreiremos la ternera que habremos espolvoreado previamente con la harina durante unos 6-8 minutos. No os preocupéis si se pega un poco la harina al fondo de la sartén,  ya la soltaremos después.  Una vez que la ternera se ha dorado, la reservamos en el recipiente cerámico de la slow-cooker.
  2. En la misma sartén, sofreiremos la cebolla, que irá soltando su jugo y glaseando la harina con los jugos de la carne que se nos han podido pegar en la sartén.
  3. Añadimos la mermelada dehigos, la salsa worcestershire y el tomate. Sofreímos un par de minutos.
  4. A continuación añadimos el vino y dejamos unos minutos a que se evapore el alcohol y se espese un poco por el efecto de la harina.
  5. Mientras esto se cuece, incorporamos a la olla lenta la cebolla, el nabo, el laurel, la panela, la sal, la pimienta, el cacito de caldo y las patatas chascadas. Removemos bien para que se mezclen los sabores.
  6. Por último vertemos la salsa de vino y volvemos a mezclar con una cuchara. Tapamos la olla y la dejamos cocinar 5-6 horas en posición alta  o bien 7-8 horas en baja.
  7. Dejamos reposar al menos una hora antes de consumir.

Consejos:

  1. Si podéis, dejad este estofado reposar todo lo que el tiempo os permita.  De un día para otro gana muchísimo.

1 Comment on Estofado escocés en slow cooker

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *