Categoría: Celíacos

Pollo al refresco de Cola. Para todos.

Pollo al refresco de Cola.
Pollo al refresco de Cola.

La chispa de la vida está perdiendo gas en los últimos tiempos. La compañía Coca Cola que nos ha acompañado con campañas de marketing con maravillosos mensajes positivos y de esperanza ante la situación económica actual, parece que se suma al carro de las reestructuraciones de plantilla vía ERE y los consiguientes cierres de cuatro de sus plantas embotelladoras. 1.300 puestos de trabajo están en peligro. De hecho, los trabajadores están en pie, luchando por sus puestos de trabajo y no dejo de recordar el caso que tuvimos hace menos de un año en Aragón, con la fábrica de Huesitos en Ateca, y cómo la presión social que vino de todo el país ayudó a encontrar una solución viable que evitó el cierre y los despidos. Valga mi granito de arena esta vez para apoyar que estas familias puedan seguir destapando la felicidad por muchos años. Mientras tanto, usaremos refresco de cola en esta receta.

Esta receta, tan típicamente americana, tiene muy gratos recuerdos para mí. Hace años, cuando todavía era una estudiante de EGB, en Zaragoza había una base militar americana, un trocito de USA que para los españoles era prácticamente infranqueable. La suerte hizo que mi madre encontrara a una amiga de su infancia nicaragüense, Esbelta Colls, que vivía por aquellos años con su esposo y sus hijas en la base. Enseguida se pusieron al día con sus vidas y así descubrió Esbelta que yo despuntaba en inglés y que deseaba mucho poder practicar con ellos. Así que me invitaron a pasar unas vacaciones en su casa. Pasé quince días maravillosos en los que conviví con la familia y tuve experiencias que no olvidaré, desde tocar por primera vez una Enciclopedia Britannica o aprender a jugar en inglés con las niñas, hasta probar por primera vez un cake de fondant en un cumpleaños… y el pollo a la Coca Cola, por supuesto. ¡Vaya vacaciones! (más…)

Azúcar Invertido

Azúcar Invertido.
Azúcar Invertido.

Muchos de vosotros me habéis preguntado qué es este ingrediente que incluyo en algunas recetas de repostería.  Esta menualidad la dedico especialmente a mi compañera María que me pidió que le enseñara esta receta hace unos días.

Químicamente hablando, es la separación molecular de un azúcar complejo, la sacarosa, en dos azúcares más simples: fructosa y glucosa en un proceso, la hidrólisis (del griego hydros, “agua” y lysis, “ruptura”) y en el que intervienen el agua como vehículo de las moléculas, calor y dos agentes activos, un ácido, que favorece la separación y una base
o sal, que estabiliza la reacción. Este proceso convierte el azúcar en un jarabe transparente y ligeramente dorado. El nombre de azúcar invertido tiene referencia a la física, concretamente a la óptica. Este jarabe invierte la propiedad rotatoria de invertir el plano de la luz polarizada que tenía siendo azúcar, dextrógira, o en el sentido del reloj, a levógira, en el sentido contrario (esto se puede apreciar claramente en la imagen).  Curiosidades de la ciencia… (más…)

Té Quiero

Té de rosas con corazones de azúcar.
Té de rosas con corazones de azúcar.

¡Feliz San Valentín! Que, por cierto, no nació en el Corte Inglés, como muchos de nosotros pensábamos.  El origen de la tradición remonta mucho más allá, concretamente desde tiempos del Imperio Romano, pero se celebra a la manera que conocemos desde mediados del siglo XIX allá por 1840, cuando en Estados Unidos, Esther A. Howland empezó a comercializar las primeras tarjetas postales con motivos románticos.  En realidad parece  que es una de esas leyendas que cristianizaron muchas de las fiestas paganas, en este caso, dedicada a Eros, dios griego del amor y transformado en Cupido por los romanos.

La leyenda cuenta que Valentín, fue un sacerdote cristiano del siglo III que transgredió la ley impuesta por el emperador Claudio II de no permitir los matrimonios entre los jóvenes para animar a éstos a permanecer más tiempo activos en el ejército. Valentín casaba en Roma clandestinamente a las parejas enamoradas hasta que el emperador lo apresó por desobedecer. Durante su tiempo de reclusión, devolvió la vista a Julia, hija de un oficial de la cárcel, que convirtió al cristianismo con toda su familia. Pero igualmente le ejecutaron el 14 de febrero del año 270 y Julia, en agradecimiento plantó un almendro junto a su tumba.  En su recuerdo, esta fecha ha pasado a ser el día de los enamorados y el almendro el símbolo de la amistad.

Óscar y Laura.
Óscar y Laura.

(más…)

Lengua de vaca guisada

Lengua de vaca guisada.
Lengua de vaca guisada.

Soy consciente de que esta receta levantará grandes amores y odios, pero quería traérosla porque es un clásico de la gastronomía en casi todos los países. Lo sé, muchos de nosotros tenemos un rechazo cultural a ciertas partes de la anatomía de los animales que comemos. Yo misma, confieso que no soporto el hígado en ninguna de sus versiones, salvo el foie y sin embargo, para otros es un auténtico manjar. Pero el caso de la lengua, es distinto y me gustaría pedir de antemano a los lectores aprensivos que por lo menos me deis la oportunidad de hablaros un poco sobre las propiedades este órgano. La carne de la que nos alimentamos suele ser en general de tipo muscular y es la que más apreciamos, tanto por su apariencia, como por su sabor. Pero también comemos vísceras, como el hígado, el corazón, el intestino etc… que tienen textura y sabor diferentes. Pues bien, la lengua, por su apariencia, parece estar en tierra de nadie en esta división y es lo que nos crea un cierto recelo inicial, pero no, es un órgano muscular con numerosas terminaciones nerviosas e irrigación sanguínea, igual que un solomillo. La principal diferencia con otros músculos es que está recubierto por una piel (mucosa) que la protege de los cambios de temperatura, las texturas, etc… y que además alberga las terminaciones nerviosas que le confieren el sentido del gusto y el tacto tan agudo. La naturaleza ha dotado a este conjunto de músculos con los mejores recursos del organismo. ¿Sabíais que es el organismo que más rápido se cura del cuerpo, o que es el único conjunto muscular de movimiento voluntario del cuerpo que no se fatiga? Una maravilla de órgano, vamos. Para nosotros es un alimento de alta calidad y que gastronómicamente está a la altura de sus características. ¿Os vais a seguir resistiendo a probarlo? (más…)

Chutney de peras con jengibre y azafrán

Chutney de peras con jengibre y azafrán.
Chutney de peras con jengibre y azafrán.

Aquellos de vosotros que hayáis vivido o estado en Reino Unido seguro que conocéis esta salsa de origen hindú. Se pronuncia “chatni”,que en hindi significa aplastar, y define a numerosos tipos de mermelada/salsa agridulce de frutas y especias. Es perfecta para acompañar carnes, aves y curry. Pero desde que mi cuñada Nuria me enseñó a comerla sobre una lasca de cheddar curado, yo no pienso en otra cosa. ¡Venga, vamos a ponernos el delantal y a cocinar! (más…)

Rompope

Rompope.
Rompope.

Por el nombre, es posible que a muchos no os suene, pero os contaré la curiosa historia de este licor de huevo de origen mexicano, porque sé que os gustará.

Se cuenta que en la época de la Conquista, allá por 1524, desembarcó en México un reducido grupo de doce frailes franciscanos con el encargo del gobierno de los Reyes Católicos de evangelizar las nuevas tierras descubiertas. Les apodaban “los doce apóstoles”.

Tras años de esforzado trabajo y devoción, igual que los misioneros actuales que merecen todo mi respeto, fueron fundando numerosos templos y conventos de frailes y monjas por todo México. Estos claustros se convirtieron en la semilla de la nueva cultura fruto del mestizaje entre el Viejo y el Nuevo Mundo.

Con el paso del tiempo, la gastronomía fue una de las conquistas más notables ganadas por los conventos del Virreinato. Al calor de los fogones de las monjas mestizas se reunía la más alta sociedad de México para negociar y cerrar acuerdos. Las monjas preparaban un licor con una fórmula a base de huevo con almendras, leche, azúcar, canela… y algún ingrediente secreto más que sólo conocía la monja cocinera. Con él regalaban a sus nobles visitantes, pero ninguna monja, ni siquiera la cocinera, lo probaba jamás. Así nació el Rompope.

Según la leyenda, fue una joven franciscana llamada Eduviges destinada en un convento de la ciudad de Puebla de los Ángeles, quién aprendió la receta y transgredió la norma de no probarlo, con el fin de donarle el mejor punto de sabor al licor. Evidentemente, la fórmula mejoró muchísimo y ella se encargó de que el resto de las monjas lo degustaran. Tuvo tal aceptación entre las hermanas, que decidieron fabricarlo en mayor escala y comercializarlo. Así el Rompope se hizo mexicano de verdad e incluso traspasó sus fronteras. Tanto es así que su origen se lo disputan varios países: Holanda con su Advocaat, Estados Unidos con su Egg nogColombia con su Sabajón, Venezuela con su Ponche Crema, o España con su Rompón. También hay variedad en los ingredientes En Nicaragua, por ejemplo, no lleva almendra y en Puerto Rico, la cambian por coco y le llaman Coquito.
¿Conoces alguno más? Cuéntanoslo. (más…)

Fulful Bhar. Especias para pinchos morunos.

Fulful Bhar.  Especias para pinchos morunos.
Fulful Bhar. Especias para pinchos morunos.

Seguimos avanzando en nuestro proyecto de conseguir sostenibilidad en nuestra cocina. Por eso hoy toca otra menualidad. Estoy segura de que, como a mí, os pasa que a veces compramos una especia específica para hacer una receta determinada que ha llegado a nuestras manos y ahí la tenemos desde entonces, durmiendo el sueño de los justos. Y mientras tanto, seguimos comprando otras mezclas de especias o productos elaborados industrialmente con ellas (además de otros aditivos inciertos). Parece insensato, ¿no?

Hoy aprenderemos a hacer Fulful Bhar, que es la mezcla de especias de origen marroquí, con la que se aderezan los famosos pinchos morunos. Es del tipo Ras-El-Hanut, que significa cabecera de tienda. Esto quiere decir que cada tendero tiene su mezcla de la casa para fidelizar así a sus clientes. Estas especias pueden tener entre 4 y 30 ingredientes, así que, como dice el refrán, aquí cada maestrillo tiene su librillo. He investigado bastante por la red y después de un par de pruebas, me quedo con esta adaptación de la receta de De la vista al paladar, de Juan Ramón González, reputado profesor de la Escuela de Hostelería de Cádiz, que es la más aromática que he encontrado. Como no encuentro la alcaravea fácilmente, la he sustituido por menta seca que ya tenía en casa y que también se utiliza mucho en Marruecos y todo El Magreb.

Muchas veces digo lo mismo, pero si no lo habéis probado, no os podéis imaginar el aroma que desprenden las especias recién molidas, así que os invito a que si tenéis la canela en rama, la pimienta en grano o la nuez moscada entera, no os lo penséis dos veces y trituradlas en vuestra Thermomix, batidora o mortero.  Haced incluso vuestra propia mezcla y compartidla.  El aroma inundará vuestra cocina y os transportará de inmediato a un zoco de Casablanca y estaremos contribuyendo a heredar un mundo mejor para las futuras generaciones.
(más…)

Gambas a la plancha… Al microondas

Gambas a la plancha al micro.
Gambas a la plancha al micro.

Apuesto a que os encantan las gambas a la plancha… Pero en el bar, porque en casa se nos llena la casa de humos y olores. – ¿Quéee? ¿Qué las gambas se pueden hacer “a la plancha” en el microondas? ¡Si eso sólo cuece! Esa fue la respuesta que, junto con mi cara de incredulidad, recibió Virginia cuando me propuso la receta. Yo soy como Santo Tomás, no creer hasta no ver. Virginia tuvo que venir a casa un día, gambas en ristre, para demostrármelo. Y me quité el sombrero. Y con esta foto de Virginia también.

Mi amiga Virginia.
Mi amiga Virginia.

Os aseguro que no os podéis imaginar el resultado. 10 minutos y gambas a la plancha jugosas, sin un solo rastro de humo ni olor a fritanga en mi cocina. ¡Y lo buenas que estaban, aluciné de lo lindo! (más…)

Salsa Romesco de Isabel

La salsa Romesco de Isabel.
La salsa Romesco de Isabel.

¡Mermelaura está de fiesta! Porque hemos aprendido una receta de oro. Es la salsa Romesco de mi querida amiga Isabel, excelente cocinera y orgullosa abuela de Luis y Laia, mis sobrinos del alma. Si os contara que me ha costado años conseguirla os aseguro que no exagero nada, pero la espera ha merecido la pena porque es, para mí (y para su marido Paco y sus hijos Carlos y Enric
J), la mejor del mundo entero. Y aquí tampoco exagero, os lo prometo. Aquí os dejo una preciosa foto de mi amiga el día que nos metimos en su cocina para que nos descubriera los secretos de esta salsa maravillosa.

Mi amiga Isabel.
Mi amiga Isabel.

Como sabéis, la salsa romesco, que se pronuncia romescu en catalán, es una salsa típica de Tarragona, concretamente de la comarca del Camp de Tarragona. Su origen se remonta a la llegada a los hogares catalanes de los productos americanos (el tomate y la ñora) sobre el siglo XVIII, aunque la palabra romesco parece ser anterior y hay teorías que apuntan a un origen mozárabe, pudiendo provenir de la palara remescolar, que significa revolver, juntar varios ingredientes. ¿Interesante, no?

También deberéis saber que esta salsa es de patrimonio familiar. Cada familia catalana tiene sus “ingredientes secretos. ” Unos ponen pan, otros no. Unos la prefieren más líquida y otros más espesa. Con o sin avellanas… todo un mundo de pequeñas diferencias, pero lo curioso de esta salsa es que es el único plato catalán que se describe en manuales de cocina internacionales. El compañero de viaje más conocido de la salsa romesco es el calçot, pero también liga muy bien con carnes, pescados y mariscos. Se suele servir en tarrina ancha de barro, una por comensal, para facilitarles poder mojar a gusto en ella sus manjares favoritos. Los que no la hayáis probado, no dejéis de hacerlo porque os va a encantar.

Isabel, te quiero un montón y siempre te estaré muy agradecida por este regalo. (más…)

Yogur de piña colada

Yogur de piña colada.
Yogur de piña colada.

Hace unos días hice yogur de coco casero, como ya os conté. Esos días tenía una cena familiar y quería aprovecharlos para que mis invitados pudiesen probarlos en un formato diferente que el formato de vasito de yogur. No hizo falta darle muchas vueltas a la cabeza porque para mí, el coco está casado con la piña y forman una familia ejemplar con la guinda confitada. Estamos hablando de la mítica piña colada que me trae tantos recuerdos de Puerto Rico y mi viaje de novios caribeño. Ya me contaréis si os gusta la idea. (más…)

A %d blogueros les gusta esto: