Etiqueta: Avellanas

Porridge con manzana y canela

Porridge de manzana y canela.
Porridge de manzana y canela.

Esta semana he hecho un descubrimiento. A pesar de lo que se habla sobre la importancia de un buen desayuno, lo cierto es que yo le daba poca hasta ahora. He aprendido que un buen desayuno es la mejor manera de afrontar un día sin pasar hambre. No hay que tener miedo a alimentarse muy bien por la mañana, porque una buena base de hidratos de carbono, proteínas y frutas nos aportan una base de energía que iremos completando el resto del día en las cuatro ingestas restantes. (más…)

Paté vegano de champiñones, soja y avellanas

Paté de champiñones, soja y avellanas.
Paté de champiñones, soja y avellanas.

La receta que hoy os presento es una de las preferidas de mi hija y sus amigas. Siempre que organiza una cena con ellas me piden que les prepare este paté y lo han bautizado y todo, le llaman paté de barro (¡Qué monas!) por el color y la textura, pero no os asustéis, que el sabor es sorprendente, la avellana y la salsa de soja hacen un buen equipo y estoy convencida de que os gustará. Hace un tiempo os introduje un nuevo formato de alimento, la soja texturizada y os hablé de todas las propiedades nutricionales que tiene en la alimentación tanto de vegetarianos como carnívoros que quieran reducir su ingesta de carne.

Cuando descubrí la receta, todavía no sabía nada de la soja texturizada y tampoco cómo encontrarla, así que opté por sustituirla por habas de soja cocidas en conserva de las que se encuentran en el supermercado. El resultado es igualmente bueno, así que los que no tengáis tiempo de ir en busca de la soja texturizada, no dudéis en probar este paté y usad mi vieja alternativa.

La preparación es muy sencilla, apenas se tarda 5 minutos en tenerlo listo. Os pongo las instrucciones para Thermomix y para modo tradicional porque me lo estáis demandando. (más…)

Gamonéu del Puertu con mousse de avellanas

Gamonéu del Puertu con mousse de avellanas
Gamonéu del Puertu con mousse de avellanas

Muchas veces, cuando preparo nuevas recetas para compartir con vosotros, me inspiro en el trabajo de otros cocineros que, para mí son verdaderos maestros. Dicen que a cocinar se aprende con la práctica y hay que practicar siguiendo la estela de los que ya tienen experiencia en este arte. Yo, opino lo mismo, pero a veces me asalta la duda de si estoy abusando de este recurso y cayendo en el plagio. Nada más lejos de mi intención. Estaba yo, hace unos días debatiéndome en este mar de dudas por la receta que hoy os presento y que está inspirada en el libro Recetas y Momentos de Susana Perez y Jesús Cerezo del blog Webos Fritos, cuando me sacó de la duda de un plumazo el el humanista Juan Adriansens que participaba en El Gabinete, una entretenida tertulia dentro del programa de Julia en la Onda que trababa precisamente de este tema. En su intervención, Juan Adriansens, del que no mucha gente conoce su faceta como pintor hiperrealista fruto de su aprendizaje en la Academia de Bellas junto a Antonio López, defendió que en el arte no se condena el plagio, las obras clásicas sirven de modelo en la búsqueda de los artistas de encontrar la perfección. Dio muchos ejemplos, desde la arquitectura griega, a la literatura decimonónica, pasando por la pintura barroca de Rubens y Tiziano. Un clásico es una obra que merece ser copada. Genial me pareció esta perspectiva y su extrapolación a la gastronomía hace que en mi humilde caso, justifique mi afán de aprendizaje reproduciendo platos de maestros. Desde Escoffier a Susana Pérez, vaya aquí mi homenaje a los maestros de la cocina que inspiran mi cocina. Quizás, algún día, yo misma sirva de inspiración a cocineros venideros.

¡Ah! No me olvido, el Gamonéu del Puertu me lo trajo de regalo mi madre de sus vacaciones en Asturias y le prometí que haría una buena receta sin cocinar el queso, ya que ella opina que este queso como mejor se degusta es en su estado natural. (más…)

Culeca escaldada de La Almunia de Doña Godina

Culeca de La Almunia de Doña Godina.
Culeca de La Almunia de Doña Godina.

¡Cuando seas padre, comerás huevos! Esta es la frase que le repetían sin cesar a mi padre cuando era pequeño. El significado no era literal, por supuesto, a pesar de que fue un niño de la guerra y de la posguerra. Significaba que, como en todo proceso educativo, tendría que crecer más y ser más responsable para adquirir ciertos derechos y libertades que como niño no podía asumir.

El verdadero origen de la frase es muy antiguo y tiene que ver con la carestía de alimentos a lo largo de la historia. Las familias solían tener en casa alguna gallina que con suerte ponía un huevo al día, cuando el promedio normal puede ser tres huevos a la semana. La prioridad para consumir este alimento tan rico en nutrientes, se reservaba generalmente al padre, por las necesidades energéticas que requería su trabajo en el campo, los miembros enfermos y los ancianos. Imaginaos la expectativa que se creaba un niño pequeño, soñando toda su infancia con ser mayor para saber a lo que sabía un huevo.

Mi padre nació y se crió en La Almunia de Doña Godina, un pueblo de la provincia de Zaragoza y que es capital de la comarca de Valdejalón. La villa debe su nombre Doña Godo de Foces, dama medieval del siglo XII popularmente conocida como Doña Godina, que regaló una Almunia o huerta a la Orden de San Juan de Jerusalén. Hoy en día, sigue siendo una de las huertas más fructíferas de Aragón, famosa por sus variedades de manzana, pera y cereza, entre otras frutas.

En La Almunia, como en casi toda la comarca, las Culecas son un icono de la repostería de los días de ayuno de la Semana Santa. Aquí se hacen de dos clases, las escaldadas, que son las que haremos hoy y las normales que tienen una masa tipo brioche. Me ha costado cerca de un año de investigación dar con esta receta con tanta tradición y recuerdos para mi familia. Pensé que iba a ser muy complicado hacer esta torta, pero si os digo la verdad, es muy sencilla y divertida de hacer, sobretodo la parte de escaldar la harina, parece que cobra vida y todo la masa.

Sé que desde el cielo sabes que estas líneas están dedicadas a ti. Desde que no estás conmigo papá, han pasado muchas cosas en mi vida, que comparto contigo en confidencias desde el corazón, porque no he dejado de extrañarte ni un solo minuto de estos años. Nunca he vuelto a sentirme tan protegida como cuando tu mano estrechaba la mía y las Culecas, sin ti, tampoco saben igual. Te quiero.

(más…)

Salsa Romesco de Isabel

La salsa Romesco de Isabel.
La salsa Romesco de Isabel.

¡Mermelaura está de fiesta! Porque hemos aprendido una receta de oro. Es la salsa Romesco de mi querida amiga Isabel, excelente cocinera y orgullosa abuela de Luis y Laia, mis sobrinos del alma. Si os contara que me ha costado años conseguirla os aseguro que no exagero nada, pero la espera ha merecido la pena porque es, para mí (y para su marido Paco y sus hijos Carlos y Enric
J), la mejor del mundo entero. Y aquí tampoco exagero, os lo prometo. Aquí os dejo una preciosa foto de mi amiga el día que nos metimos en su cocina para que nos descubriera los secretos de esta salsa maravillosa.

Mi amiga Isabel.
Mi amiga Isabel.

Como sabéis, la salsa romesco, que se pronuncia romescu en catalán, es una salsa típica de Tarragona, concretamente de la comarca del Camp de Tarragona. Su origen se remonta a la llegada a los hogares catalanes de los productos americanos (el tomate y la ñora) sobre el siglo XVIII, aunque la palabra romesco parece ser anterior y hay teorías que apuntan a un origen mozárabe, pudiendo provenir de la palara remescolar, que significa revolver, juntar varios ingredientes. ¿Interesante, no?

También deberéis saber que esta salsa es de patrimonio familiar. Cada familia catalana tiene sus “ingredientes secretos. ” Unos ponen pan, otros no. Unos la prefieren más líquida y otros más espesa. Con o sin avellanas… todo un mundo de pequeñas diferencias, pero lo curioso de esta salsa es que es el único plato catalán que se describe en manuales de cocina internacionales. El compañero de viaje más conocido de la salsa romesco es el calçot, pero también liga muy bien con carnes, pescados y mariscos. Se suele servir en tarrina ancha de barro, una por comensal, para facilitarles poder mojar a gusto en ella sus manjares favoritos. Los que no la hayáis probado, no dejéis de hacerlo porque os va a encantar.

Isabel, te quiero un montón y siempre te estaré muy agradecida por este regalo. (más…)

Crema de coliflor con peras al gorgonzola

Crema de coliflor con peras al gorgonzola.
Crema de coliflor con peras al gorgonzola.

¿No queríais una receta ligera para ir preparándonos para la Navidad? Pues aquí está, y está tan rica que hasta podría servir de primer plato para nochebuena. Para esta receta he utilizado varios métodos de cocción, como a mí me gusta, siguiendo el criterio de ahorro de tiempo, energía y conservación de las propiedades de los ingredientes. Así pues, hemos usado mi cacerola especial para cocinar sin agua AMC (os pondré también instrucciones para el microondas), la olla rápida y la Thermomix.

Además, tenemos entre los seguidores de este blog una persona que me pidió incluir e identificar recetas que fueran aptas para celíacos. Pues este post está especialmente dedicado a ti, Vero, poco a poco iré identificando entre las recetas que ya están publicadas aquellas que son aptas, aunque recuerda que muchas de ellas, con una pequeña modificación, ya las puedes adaptar. Mis amigos vegetarianos también pueden disfrutar de esta receta.

Esta receta la encontré en un viaje a Francia que he hecho recientemente. De visita a un hipermercado que me gusta mucho, me encontré con un tetra brik de sopa fresca pasteurizada. Me hizo mucha gracia lo que me recordó la combinación de peras y gorgonzola al famoso risotto y lo compré para probar, convencida que yo esto lo podría hacer en mi casa. Estos son los pequeños regalos que me traigo de mis viajes. El resultado ha sido mucho mejor de lo que me esperaba, así que aquí os lo dejo para compartir. (más…)

A %d blogueros les gusta esto: