Culeca de La Almunia de Doña Godina.
Culeca de La Almunia de Doña Godina.

¡Cuando seas padre, comerás huevos! Esta es la frase que le repetían sin cesar a mi padre cuando era pequeño. El significado no era literal, por supuesto, a pesar de que fue un niño de la guerra y de la posguerra. Significaba que, como en todo proceso educativo, tendría que crecer más y ser más responsable para adquirir ciertos derechos y libertades que como niño no podía asumir.

El verdadero origen de la frase es muy antiguo y tiene que ver con la carestía de alimentos a lo largo de la historia. Las familias solían tener en casa alguna gallina que con suerte ponía un huevo al día, cuando el promedio normal puede ser tres huevos a la semana. La prioridad para consumir este alimento tan rico en nutrientes, se reservaba generalmente al padre, por las necesidades energéticas que requería su trabajo en el campo, los miembros enfermos y los ancianos. Imaginaos la expectativa que se creaba un niño pequeño, soñando toda su infancia con ser mayor para saber a lo que sabía un huevo.

Mi padre nació y se crió en La Almunia de Doña Godina, un pueblo de la provincia de Zaragoza y que es capital de la comarca de Valdejalón. La villa debe su nombre Doña Godo de Foces, dama medieval del siglo XII popularmente conocida como Doña Godina, que regaló una Almunia o huerta a la Orden de San Juan de Jerusalén. Hoy en día, sigue siendo una de las huertas más fructíferas de Aragón, famosa por sus variedades de manzana, pera y cereza, entre otras frutas.

En La Almunia, como en casi toda la comarca, las Culecas son un icono de la repostería de los días de ayuno de la Semana Santa. Aquí se hacen de dos clases, las escaldadas, que son las que haremos hoy y las normales que tienen una masa tipo brioche. Me ha costado cerca de un año de investigación dar con esta receta con tanta tradición y recuerdos para mi familia. Pensé que iba a ser muy complicado hacer esta torta, pero si os digo la verdad, es muy sencilla y divertida de hacer, sobretodo la parte de escaldar la harina, parece que cobra vida y todo la masa.

Sé que desde el cielo sabes que estas líneas están dedicadas a ti. Desde que no estás conmigo papá, han pasado muchas cosas en mi vida, que comparto contigo en confidencias desde el corazón, porque no he dejado de extrañarte ni un solo minuto de estos años. Nunca he vuelto a sentirme tan protegida como cuando tu mano estrechaba la mía y las Culecas, sin ti, tampoco saben igual. Te quiero.

(más…)