Tartiflette saboyarde au Reblochon.
Tartiflette saboyarde au Reblochon.

Para mí, lo más bello de viajar es poder evocar en el tiempo lo vivido. Es un patrimonio personal y único que reside para siempre en nuestro recuerdo. Aquello que aprendes en un viaje queda impreso de una manera especial en nuestra memoria. Es lo que me pasó hace pocos días en mi último viaje a Pas de la Casa, en Andorra.

Nos sentamos a comer en el Restaurant El Provençal (que os recomiendo si vais por allí), y en su carta rezaba: Tartiflette saboyarde au votre choix de fromage (Tartiflette de Saboya a su elección de queso). Para mí, que en mi otra vida debí ser roedor, la oportunidad de una comida con queso ya fue suficiente para disparar mi curiosidad y pregunté de qué se trataba. El camarero me miró sorprendido (¿Cómo es posible que esta mujer no sepa lo que es?) y con una mirada amable me explicó los detalles de la receta, además de recomendarme la de Reblochon. Me decidí a probarla y a investigar un poco más.

La Tartifflette es una receta de las regiones de Saboya y Alta Saboya, actualmente recuperada por el Sindicato Interprofesional del Reblochon (algo parecido a una denominación de origen) y que goza de una gran popularidad en Francia desde los años ochenta. Para acuñar un buen nombre, el Sindicato se inspiró en el arpitano, idioma franco-provenzal usado en Saboya. Se utilizó la palabra tartifla, que significa patata, y se recurrió a una receta tradicional, la péla, que significa sartén. ¡Cómo disfruto yo con estos juegos etimológicos, tanto como degustando las recetas, que hay que alimentar al cuerpo y al alma!

Del Reblochon os diré que también tiene un origen curioso. La palabra viene del término re-blocher, que significa ordeñar de nuevo. El origen del nombre se remonta a los tiempos medievales en los que las tierras de los señores feudales estaban ligadas a su ganado y los campesinos explotaban estos recursos a cambio del pago un tributo en especie: Los quesos elaborados. El  número de quesos se calculaba en base a la producción de leche en la explotación. Los ganaderos avispados, para evitar un impuesto muy alto, ingeniaron un fraude. Ordeñaban las vacas por la mañana, en presencia del propietario, pero sin vaciar las ubres del todo. Por la noche, ya sin controles, repetían el ordeño, que daba una leche mucho más rica en nata aunque más escasa Los quesos clandestinos elaborados con esta leche resultaron ser más ricos que los reglamentarios. Aquí os dejo una foto del Reblochon que utilizamos para que conozcáis su aspecto.

Reblochon
Reblochon

Digo utilizamos, porque os reservaba una sorpresa para el final. Para hacer esta receta, he contado con una colaboración muy especial: Mi amigo Lukasz. Es polaco, es mi maestro de fotografía (esta sesión de fotos lo pone de manifiesto), es certificador oficial de calidad de nuestras recetas, es precursor y promotor de este blog y… hasta el diseñador del logo de nuestra cabecera. Es todo eso y además un buen amigo, de los que están para lo bueno y lo malo, (su hombro es muy acogedor cuando hace falta llorar). ¡Gracias Luismi por poner este tesoro en mi vida!

Lukasz Skalski
Lukasz Skalski

¿Nos acompañáis en este viaje con los sentidos a Francia para dar la bienvenida al otoño?

Ingredientes:

  • 1 ½ kg de patatas.
  • 400 g de bacon ahumado en lonchas gruesas.
  • 10 g de aceite de oliva.
  • 2 cebollas.
  • 1 queso Reblochon
  • 250 g de nata líquida.
  • 100 g de vino blanco Chardonnay.
  • Sal y pimienta.

Preparación:

  1. Cocemos las patatas enteras y sin pelar durante 12 minutos en una olla rápida con agua y sal. Dejamos templar, pelamos y cortamos en cuadritos de 1 ½ cm aproximadamente. Reservamos.
  2. Cortamos la cebolla en juliana y el bacon en trozos de tamaño parecido a las patatas. Ponemos los dos ingredientes al fuego en una sartén con el aceite de oliva y los salteamos hasta que se doren.

    Salteando la cebolla y el bacon.
    Salteando la cebolla y el bacon.
  3. Untamos una fuente de horno con mantequilla y colocamos las patatas reservadas.
  4. Sobre ellas, el salteado de cebolla y bacon, como en la foto.

    Colocando las capas...
    Colocando las capas…
  5. Bañamos todo con la nata y el vino y salpimentamos.

    Bañando con nata y Chardonnay...
    Bañando con nata y Chardonnay…
  6. Cortamos el Reblochon de manera longitudinal dejando dos ruedas y vamos cortando rodajas que repartimos a lo largo de la fuente hasta dejar las costras lo más finas posible. Finalmente las colocamos sobre las capas, como en la imagen.

    Con sus costras, lista para el horno.
    Con sus costras, lista para el horno.
  7. Introducimos la fuente en nuestro horno precalentado a 210º C durante 15 minutos hasta que se funda el queso y se gratine la costra.

    Tartiflette gratinada y lista.
    Tartiflette gratinada y lista.
  8. Servir inmediatamente.

Consejos:

  • Es ideal acompañar este plato de una ensalada Mesclun de brotes de perifollo, rúcula, lechuga, endivias, escarola, etc.  Aliñada con aceite de oliva y aceto balsámico.

0 comment on Tartiflette saboyarde au Reblochon

  1. Quien no se acuerda de los momentos tan especiales en cocinas de nuestras mamas y abuelas. Correteando de pequeños y esperando que nos dejen comer estas riquissimas comidas, que elaboraban durante horas. De peques no nos damos cuanta que sus sabores ,olores y ese sitio tan magico que es cocina de nuestra madre o abuela, nos van acompañar durante toda la vida en nuestros recuerdos. En tu cocina vuelven mis recuerdos . Cautivado por los olores, imapciente y esperando untar mi dedo en tu cacerola mientras te despistas por un momento. Es un placer. Gracias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *