Helado de yogur y calabaza.
Helado de yogur y calabaza.

Trick or treat. Sí amigos, Halloween ya está aquí y lo ha invadido todo. Es genial cocinar pequeños caprichos dulces (porque eso significa literalmente treat) para los niños… Pero, ¿qué pasa con los que ya los que ya no somos tan niños? Hoy os traigo una propuesta ligera pensada para los mayores y que tampoco podrán rechazar los más pequeños. Esta es una fiesta para todos, y si no lo creéis, mirad a mi querida amiga Mónica que está afincada en Texas este año cómo se lo pasa tallando su Jack O’-Lantern. ¡Te echo mucho de menos amiga!

Mi amiga Mónica en Dallas.
Mi amiga Mónica en Dallas.

¿Queréis que os cuente la terrorífica historia de la linterna de calabaza? La leyenda proviene de un irlandés llamado Stingy Jack (Jack el tacaño). Hace muchos años, Jack, que era un borracho y estafador conocido en su pueblo, se encontró cara a cara con el mismísimo diablo en una taberna. Jack, que era muy tacaño, engañó al diablo ofreciéndole su alma a cambio de un último trago y de que pagara las bebidas. El diablo aceptó y se convirtió en una moneda para pagar al camarero, pero Jack se guardó la moneda en su bolsillo junto a una cruz de plata y así impedir que el diablo se liberara y que recobrase de nuevo su forma original hasta que prometiera no pedir su alma en diez años. El diablo no tuvo más remedio que aceptar.

Diez años más tarde, el diablo quiso saldar su deuda y se le apareció a Jack en el campo. El diablo estaba dispuesto a llevarse consigo su alma, pero Jack, astuto, le pidió que le concediera un último deseo… “¿Podrías bajarme aquella manzana de ese árbol?”. El diablo aceptó y se subió al árbol, pero antes de se diese cuenta, Jack marcó rápidamente una cruz en la corteza del árbol y el diablo no pudo bajar. Jack le obligó, una vez más, a prometer que jamás le pediría su alma nuevamente. El diablo no tuvo más remedio que claudicar de nuevo.

Jack murió unos años más tarde, pero no pudo entrar en el paraíso, pues durante su vida había sido un borracho y un estafador. El diablo fue fiel a su palabra y no reclamó su alma y lo condenó a vagar eternamente por la Tierra en la oscuridad de la noche. El diablo le lanzó a Jack un carbón encendido desde el mismísimo infierno, para que pudiera guiarse en la oscuridad, y Jack lo puso en un nabo que había vaciado para que no se apagara con el viento. Ahora Jack vaga sin rumbo con su linterna para toda la eternidad y pasó a ser conocido por Jack-of-the-lantern o Jack o’-Lantern.

Ingredientes:

  • 300 g de yogur natural.
  • 300 g de puré de calabaza con pumpkin spice muy frío. Aprovecharemos la receta que publicamos ayer.
  • 150 g de nata para montar muy fría. Se puede sustituir por queso crema.
  • 50 g de azúcar o el equivalente en edulcorante.

Preparación:

  1. Pondremos en el vaso de Thermomix la mariposa y el azúcar y montaremos la nata.
  2. Añadimos el yogur al que eliminaremos todo el suero posible.
  3. Agregamos el puré de calabaza y mezclamos todo a velocidad 2 durante 10 segundos.
  4. Colocaremos la mezcla en una heladera y mantecaremos durante 30 minutos. Colocaremos el helado en un recipiente con tapa y terminaremos de cuajar en el congelador si fuera preciso. Si no tenemos heladera, guardaremos en un recipiente metálico en el congelador durante una hora. Al cabo de este tiempo, sacaremos del congelador y removeremos para evitar que se formen cristales. Repetiremos el proceso dos o tres veces hasta que consigamos el punto de mantecado deseado.

Consejo:

  • Espolvoread una cucharadita de pumpkin spice a vuestra linterna de calabaza antes de encender la velita y ¡veréis qué aroma más bueno inunda vuestra casa!
  • Si acompañáis el helado con barquillos o galletas speculoos, os recordará mucho a la famosa tarta de calabaza americana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *