Crema de calabazas, champiñones y bulgur.
Crema de calabazas, champiñones y bulgur.

Empieza a hacer calor ya en Zaragoza y a mi tupper de la oficina sólo le apetece llenarse de cositas ligeras y digestivas. Buscando alternativas a comer carne a diario descubrí hace un tiempo el bulgur, o burghul, como se le conoce en Siria, Palestina y Líbano. Es una preparación de trigo precocido, pelado, secado al sol y triturado que es ingrediente de platos tan conocidos como el tabuleh. Normalmente se utiliza como acompañamiento de platos de carne o verdura, pero hoy, la utilizaremos tanto como fuente de proteína e hidratos de carbono, como para dar cuerpo a este plato único para un ajetreado día de oficina. Por supuesto, es perfecta para agasajar a nuestros amigos vegetarianos.

Ingredientes:

  • 500 g de calabaza.
  • 300 g de calabacín.
  • 100 g de champiñones.
  • 120 g de cebolla.
  • 3 dientes de ajo.
  • 40 g de aceite de AOVE.
  • 80 g de bulgur.
  • 1 cucharadita de pasta de ñora, ñora picada o pimentón ahumado al gusto.
  • 1 cucharadita de sal marina (yo utilizo sal gris de la Isla de Re).
  • 100 g (½ vaso) de vino blanco.
  • 500 g ( ½ litro) de agua o caldo de verduras.
  • 60 g de queso que funda bien (Cheddar, Tronchón, San Simón da Costa, Edam, etc…).
  • Pipas de calabaza y cebolla germinada para decorar.

Preparación con Thermomix:

  1. Trocearemos la cebolla, los ajos y los champiñones junto con el aceite durante 5 segundos a velocidad 5.
  2. Programaremos 7 minutos a temperatura Varoma y velocidad 1.
  3. Añadiremos la calabaza y el calabacín cortados en daditos, el bulgur, la sal, la pimienta, la pasta de ñora, el agua y el vino. Programamos 30 minutos a temperatura Varoma y velocidad 1.
  4. Añadimos el queso y trituramos a velocidad progresiva 5-7-9 durante 1 minuto.
  5. Servimos y decoramos con pipas de calabaza y cebolla germinada.

Preparación tradicional:

  1. Calentaremos aceite en una cacerola mediana y sofreiremos la cebolla junto con los ajos y los champiñones ya troceados entre 7 y 10 minutos a fuego fuerte.
  2. Añadimos la calabaza y el calabacín en dados, el bulgur, la sal, la pimiente, la pasta de ñora y mezclamos unos minutos con el sofrito. Añadimos el agua y el vino y llevamos a ebullición. Tapamos la cacerola y reducimos el fuego al mínimo para dejar cocer a fuego lento durante 30 minutos.
  3. Añadimos el queso rallado y trituramos con la batidora de brazo hasta conseguir la consistencia deseada.

Consejos:

  • Si no encontráis bulgur en vuestro supermercado, podéis sustituirlo por cuscús con similar resultado. Los celíacos, podéis sustituir el bulgur por arroz.
  • Me parece importante mencionar el valor nutritivo de los brotes de cebolla y otros germinados porque muchas veces son unos grandes desconocidos.  ¿Sabíais que el máximo poder nutricional de toda la vida de una planta se encuentra en la fase embrionaria pudiendo multiplicar su valor nutritivo hasta 10.000 veces?  Un brote germinado puede tener un 20% más de proteína, un 300% más de todos los grupos vitamínicos, etc… Los brotes de cebolla son además potentes diuréticos, bactericidas y antiinflamatorios.  No sabéis lo que los agradecen las piernas cansadas en la época de calor. Os dejo más información en este interesante artículo sobre los germinados en el blog Lo que podemos hacer.
  • Una de las ventajas de esta crema es su bajo aporte calórico. Una ración generosa de 300 g de esta crema únicamente supondrán un gasto de 3 puntos en tu dieta Weight Watchers.

1 Comment on Crema de calabazas, champiñones y bulgur

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *