Coronation Chicken.
Coronation Chicken.

Vivimos una semana histórica. En la misma semana veremos abdicar al Rey Juan Carlos I, indiscutible artífice de la etapa de la democracia de este país y veremos también cómo le sucede su hijo, Felipe VI, que será, a sus 46 años, el rey de la generación EGB (de pequeña, yo estaba convencida de que me casaría con él, ja ja), dentro de una España que no acaba de salir de la crisis económica, convulsa por disputas nacionalistas y saqueada por la corrupción de las últimas décadas. Un gran reto para un Jefe de Estado al que se le solicita, además, la validación de su posición ante las urnas.

La receta que hoy compartiremos me gusta por varias razones. La primera, por el nombre, porque en su traducción se puede jugar con las palabras. Los más monárquicos la entenderán como un homenaje, pollo de la coronación, y los que son republicanos y anti-monárquicos, pueden bromear con el pollo coronado J. Una receta real para todos los españoles. Hablando en serio ahora, reconozco que lo que más me gusta de esta coronación es su carácter laico (ya era hora de dar al Cesar lo que es del César…) y que se esté planteando un acto austero, acorde con los tiempos en los que vivimos.

Os contaré también que esta receta fue ideada por la chef de Cordon Bleu, Rosemary Hume con motivo de la coronación de Isabel II en junio de 1952. Eran tiempos de postguerra en el Reino Unido y se eligió esta receta por ser una propuesta fácil y económicamente asequible a lo largo y ancho del país. La receta, que tenía vocación popular, se publicó en la prensa días antes de la coronación para que los británicos pudieran sentarse frente a la televisión a celebrar todos juntos la coronación de su reina. Todo un ejemplo de unidad patriota, ¿verdad? Pienso que a este país nos falta encontrar un motivo común para sentirnos unidos como patria, sí, sin ideas políticas asociadas, como en el resto del mundo, para sentir el el orgullo de pertenecer a una gran nación, sin más. Quede desde aquí mis deseos de un buen reinado para Felipe VI.

¡Hala! Y ahora, dejemos de filosofar y vamos a cocinar este clásico de la cocina británica.

Ingredientes:

  • 2 Pechugas grandes de pollo enteras.
  • 1 Cucharada de aceite de oliva.
  • 1 limón, zumo y ralladura de la piel.
  • Sal marina (yo uso sal gris de la Isla de Re)
  • Lime pepper o pimienta negra recién molida.
  • 1 Cucharada de mantequilla.
  • 1 Chalota.
  • 1 Pimiento rojo dulce y una guindilla roja.
  • 2 Cucharaditas de curry de Madrás en polvo.
  • 2 Cucharadas de pure de tomate concentrado.
  • 100 ml de vino blanco.
  • 100ml de caldo de pollo.
  • 1 Cucharada de mermelada de albaricoque.
  • 150 g de mayonesa (3/4 de vaso).
  • 100 g de crème fraiche, o nata ligeramente montada.
  • 1 Cucharada de Salsa Worcestershire de Perrins.
  • 1 Cucharadita de jengibre fresco rallado o en polvo.
  • 1 Mango grande.
  • 4 Cebolletas tiernas.
  • 2 Cucharadas de cilantro fresco picado.
  • 1 toque de salsa Tabasco (opcional).
  • 50g de almendras fileteadas tostadas.
  • 300 g de arroz blanco cocido.
  • Hojas de lechuga para decorar.

Preparación:

Pechugas asadas en su jugo especiado:

  1. Calentamos una cazuela de acero inoxidable tapada y en vacío durante dos o tres minutos a fuego fuerte, hasta que al salpicar unas gotas de agua en su superficie se formen perlitas de agua mientras se evapora. En este momento, bajamos la potencia del fuego a la mitad y metemos las pechugas, por la parte más plana y previamente salpimentadas, en la cazuela sin aceite y las presionamos un poco con un tenedor para pegarlas bien al fondo de la cazuela caliente. Volvemos a tapar la cazuela y dejamos que la carne selle durante un par de minutos o tres. Destapamos y cuando la carne se despegue del fondo es que ya está sellada y le damos la vuelta. Agregamos un palo de canela, dos clavos y unas rodajitas de jengibre fresco. Tapamos, retiramos del fuego y dejamos unos 7 minutos que la carne se termine de hacer al vapor residual de su propio jugo e infusionando con las especias. Dejamos enfriar, cortamos en trozos del tamaño de un bocado y reservamos.
  2. Modo de preparación con sartén AMC: Calentamos una sartén tapada con el avisador (mayordomo) colocado en posición “chuleta”. Cuando suena la señal, destapamos y colocamos la pechuga por la parte más lisa y las presionamos un poco con un tenedor. Volvemos a tapar y colocamos el avisador en posición “chuleta” nuevamente. Cuando suene nuevamente el avisador, la carne estará ya sellada, la apartamos del fuego, le damos la vuelta, colocamos las especias (canela, clavo y jengibre) y volvemos a tapar durante unos 7 minutos. Dejamos enfriar, cortamos en trozos del tamaño de un bocado y reservamos.

Salsa de curry:

  1. En una sartén a fuego medio, fundimos la mantequilla junto con el aceite de oliva (así evitaremos que ésta se queme) y añadimos la chalota finamente picada y el pimiento y/o guindilla. La pochamos durante cinco minutos.
  2. Añadimos el curry lo removemos bien mientras se cocina durante 2 o tres minutos.
  3. Incorporamos el puré de tomate y lo sofreímos más o menos un minuto más.
  4. Vertemos el vino blanco , el caldo y la mermelada de albaricoque y continuamos la cocción hasta que el líquido se reduzca a la mitad. Dejamos enfriar y reservamos.

Montaje del plato:

  1. En un bol grande, mezclamos bien la mayonesa y la nata en un bol y le añadimos el zumo de limón, la ralladura de limón, la salsa Perrins, la cebolleta picada y el jengibre. Mezclamos bien y salamos al gusto.
  2. Añadimos la salsa de curry, el mango y el pollo y mezclamos bien todos los ingredientes.
  3. Serviremos colocando una cama de arroz blanco cocido y unas hojas de brotes de lechugas variadas en un plato. Sobre ella, disponemos el pollo y terminamos espolvoreando con el cilantro fresco picado y el toque crujiente de las almendras fileteadas tostadas.

Consejos:

  • Este plato está delicioso para tomar en tibio o en frío.
  • También se puede sustituir la presentación con arroz por una patata asada o Jacket Potato.
  • Este plato es recomendable para un consumo ocasional Una ración de 100 g de Coronation Chicken te costará 9 puntos WW en tu dieta.

2 Comments on Coronation Chicken.

1Pingbacks & Trackbacks on Coronation Chicken.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *