¿Rosco o Trato?
¿Rosco o Trato?

Hace unos días, mi amigo Jaime Tecota, afincado en Marbella, publicó un mensaje de estos virales que corren por Facebook y que me resultó muy divertido: “Que celebremos Halloween es como si en Wisconsin bajasen de romería por el río Mississippi al Cristo de los Faroles” Es verdad que esta fiesta es importada e impuesta por el afán consumista que nos invade. Días después, comentando con mi amiga Yolanda, madre de una niña de 3 años, nos preguntaba si conocíamos algo más español que estar de jolgorio y festejar todo lo que sea susceptible de ser celebrado. Otra buena reflexión. A mí , que por mi parte llevaba días dando vueltas a este postre en la cabeza, al juntar estos dos pensamientos fue como si un puzle de pronto encajara en mi cabeza. Mi receta ya tenía un significado: celebremos la fiesta americana, pero vamos a darle un “spanish twist” a modo de interpretación culinaria. ¡Uff!, reconozco que me encantan estas cosas.

También está el hecho de que algunos lectores con niños pequeños me habéis preguntado por algún plato que se pueda llevar cómodamente a la guardería o al cole para sus celebraciones y se me ocurrió que éste es muy vistoso y se lleva en una sola pieza. Yo, de hecho, la llevé a la oficina ayer y no quedaron ni las migas.

La receta de hoy va a ser fácil de relatar, ya que usaremos la receta de Roscón de Reyes que ya conocéis con un poco de tunning de terror, ¡Haaahaahah!

Ingredientes:

  • 1 Roscón de Reyes. No hace falta poner frutas confitadas ni almendras, yo sólo puse cuatro cerezas verdes y un poco de azúcar mojado.
  • 500 g de nata para montar (es la cantidad de nata que viene en la receta del roscón).
  • ¼ de cucharadita de colorante en gel Wilton color violeta.
  • Un buen puñado de chuches de Halloween. Yo he usado de chocolate y de goma.
  • 1 Sorpresa terrorífica.

Instrucciones:

  1. Una vez horneado el Roscón, lo dejamos enfriar completamente y lo partimos por la mitad longitudinalmente.
  2. Una hora antes de esto, montamos la nata muy fría, con batidora de varillas o en Thermomix, con la mariposa y a velocidad 4 vigilando el proceso hasta que esté consistente y añadiendo un estabilizante de nata (tipo Sahne Quick, preparado para cuajada o una cucharada grande de queso crema) y la coloreamos con una pequeña cantidad de colorante en gel hasta que el color esté a nuestro gusto. Dejamos reposar una hora en la nevera para que esté firme y la metemos en una manga pastelera con boquilla tipo 1M de Wilton.
  3. Colocamos la sorpresa sobre la base del roscón y cubrimos toda la superficie de nata con ayuda de la manga pastelera.
  4. Por último, decoramos con la cuches todo el roscón y a disfrutar.

Consejos:

  • Una ración de roscón aportará 7 puntos Weight Watchers a tu dieta.
  • He encontrado una receta de roscón sin gluten para celíacos. Si os interesa, pinchad aquí.

 

 

4 Comments on ¿Rosco o Trato? Interpretando Halloween

    • Gracias José. Por cierto, me quedé con ganas de conocerte el miércoles pasado en Cocinando con clase. Sí tuve la fortuna de conocer a Pilar y a Marisa y me encantó poderles poner cara y compartir con ellas. ¡A ver si a la próxima!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *