Etiqueta: Nata

Flan de Mató

Flan de Mató.
Flan de Mató.

Me gusta la cultura catalana. Mucho más desde que empecé a estudiar catalán hace tres años. Este sentimiento va más allá de la política y las fronteras, que siempre han sido líneas imaginarias que se pintan en un mapa. Se va adquiriendo a medida que te sumerges en la cultura y creas lazos emocionales con su gente. Como lingüista de vocación os aseguro que el uso de la lengua es como una llave que siempre abre puertas, nunca las cierra. La gastronomía es uno de los pilares de esta cultura con orígenes profundamente arraigados en la tierra y el mar.  Lo que más me fascina de los catalanes es lo bien que saben transmitir el orgullo que sienten por sus productos y sus tradiciones. Un buen ejemplo de esto es el Mató. Para los que no lo conozcáis, es una variedad queso fresco típico de Cataluña que se elabora a partir de leche de vaca a la que se añade leche de cabra u oveja, como se hacía antiguamente. Tiene menos grasa que otros quesos frescos debido al método de elaboración cociendo la leche, coagulándola con elementos vegetales como el cardo y zumo de limón, o animales, como el cuajo, y posteriormente filtrándola a través de un trapo en recipientes de mimbre o caña. El resultado es un queso cremoso y ligeramente dulzón, que se suele tomar como postre, siendo el mel i mató (mató con miel y nueces) el más conocido dentro y fuera de Cataluña. Otras versiones varietales de este queso son el Brousse occitano o la ricotta italiana.

El flan o flam en catalán de mató es uno de los postres tradicionales que se elaboran con este queso. Es muy fácil de hacer y el resultado es sublime. No os exagero nada si os cuento que ayer mi familia hizo fila en la puerta de la nevera esperando el momento en que yo sacara los primeros flanes del molde. ¡Vaya merienda buena hicimos los tres! (más…)

Helado de yogur y calabaza

Helado de yogur y calabaza.
Helado de yogur y calabaza.

Trick or treat. Sí amigos, Halloween ya está aquí y lo ha invadido todo. Es genial cocinar pequeños caprichos dulces (porque eso significa literalmente treat) para los niños… Pero, ¿qué pasa con los que ya los que ya no somos tan niños? Hoy os traigo una propuesta ligera pensada para los mayores y que tampoco podrán rechazar los más pequeños. Esta es una fiesta para todos, y si no lo creéis, mirad a mi querida amiga Mónica que está afincada en Texas este año cómo se lo pasa tallando su Jack O’-Lantern. ¡Te echo mucho de menos amiga!

Mi amiga Mónica en Dallas.
Mi amiga Mónica en Dallas.

¿Queréis que os cuente la terrorífica historia de la linterna de calabaza? La leyenda proviene de un irlandés llamado Stingy Jack (Jack el tacaño). Hace muchos años, Jack, que era un borracho y estafador conocido en su pueblo, se encontró cara a cara con el mismísimo diablo en una taberna. Jack, que era muy tacaño, engañó al diablo ofreciéndole su alma a cambio de un último trago y de que pagara las bebidas. El diablo aceptó y se convirtió en una moneda para pagar al camarero, pero Jack se guardó la moneda en su bolsillo junto a una cruz de plata y así impedir que el diablo se liberara y que recobrase de nuevo su forma original hasta que prometiera no pedir su alma en diez años. El diablo no tuvo más remedio que aceptar.

Diez años más tarde, el diablo quiso saldar su deuda y se le apareció a Jack en el campo. El diablo estaba dispuesto a llevarse consigo su alma, pero Jack, astuto, le pidió que le concediera un último deseo… «¿Podrías bajarme aquella manzana de ese árbol?». El diablo aceptó y se subió al árbol, pero antes de se diese cuenta, Jack marcó rápidamente una cruz en la corteza del árbol y el diablo no pudo bajar. Jack le obligó, una vez más, a prometer que jamás le pediría su alma nuevamente. El diablo no tuvo más remedio que claudicar de nuevo.

Jack murió unos años más tarde, pero no pudo entrar en el paraíso, pues durante su vida había sido un borracho y un estafador. El diablo fue fiel a su palabra y no reclamó su alma y lo condenó a vagar eternamente por la Tierra en la oscuridad de la noche. El diablo le lanzó a Jack un carbón encendido desde el mismísimo infierno, para que pudiera guiarse en la oscuridad, y Jack lo puso en un nabo que había vaciado para que no se apagara con el viento. Ahora Jack vaga sin rumbo con su linterna para toda la eternidad y pasó a ser conocido por Jack-of-the-lantern o Jack o’-Lantern.

(más…)

Tresca aragonesa de melocotón con manto de Garnaccio

Tresca aragonesa de melocotón con manto de Garnaccio.
Tresca aragonesa de melocotón con manto de Garnaccio.

Hace pocos días hemos celebrado en Aragón Día del Pilar. Este año quería hacer un homenaje a mi Pilarica y a mi tierra desde mi cocina. Ah, por cierto, no me he equivocado, es Tresca, no tarta, y os explicaré por qué.

Esta tarta es el fruto de un brainstorming de todos mis amigos. La idea se forjó aquí en la cocina junto a Virginia, que me trajo de regalo una botella de Garnaccio, que es un licor de destilación de vino de Garnacha que es la variedad más reconocida de la D.O. Cariñena. Si no lo habéis probado, os lo recomiendo, es espectacular. Cuando ya tenía la idea inicial, porque la técnica de esta tarta es una vieja conocida entre los usuarios de Thermomix, se me ocurrió que sería divertido transformar un postre archiconocido de Aragón, el melocotón con vino y que todos los ingredientes de la tresca fueran de Aragón. Así que como ya teníamos el licor de CAriñena, le pusimos en la base bizcochos de CAlatayud y los famosísimos melocotones de CAlanda y voilà… mi amigo Luismi, que es otro mago de los juegos de palabras, nos sorprendió con el nombre TresCA. Lo del manto, pues fue cosa mía, que me quiero acordar de la Virgen del Pilar y dedicarle mi primera receta como autora. Para la sesión de fotos, como es ya habitual, tuve la colaboración de Eva y para la cata al resto que, antes de volverse a sus casas a descansar de las fiestas se fueron pasando el mensaje por Whatsup y volvimos a tener la encanto de reunir a toda mi gran familia entorno a un pastel casero. Esto no tiene precio, os lo aseguro.

Tresca de Aragón.
Tresca de Aragón.

(más…)

Sticks de mozzarella con salsa Deluxe

Sticks de mozzarella con salsa Deluxe.
Sticks de mozzarella con salsa Deluxe.

Fast good. Sí, con g porque la comida rápida no tiene por qué carecer de calidad. Sobre todo si los consumidores son los pekes de nuestra casa. Llevaba días pensando en una receta especial para niños para mi estreno como habitante de Planetaconpekes, y quería estar segura de que la receta les guste a los niños y que a la vez resultara adecuada, nutricionalmente hablando. El plato que hoy os propongo tiene un aporte calórico elevado, lo que hace recomendable que lo preparemos de manera ocasional, o bien en un día de actividad física intensiva. Es una receta apta para diabéticos, celíacos e intolerantes a la lactosa, con la única salvedad de que sustituyáis aquellos ingredientes lácteos y el pan rallado por los que no contienen lactosa ni gluten.

En esta receta he combinado dos de las delicias que me gustan más de los restaurantes de comida rápida: Sticks de mozzarella que se funden en tu boca (parezco un anuncio J) típicos de los restaurantes tex-mex y la fabulosa salsa Deluxe de McDonalds. He añadido también un viejo conocido de nuestro recetario, el kétchup casero receta de Jamie Oliver. Además, dispondremos de una sesión de manos en la masa que tanto disfrutamos con ellos. ¿Os parece una apuesta ganadora para nuestros pekes?

(más…)

Tartiflette saboyarde au Reblochon

Tartiflette saboyarde au Reblochon.
Tartiflette saboyarde au Reblochon.

Para mí, lo más bello de viajar es poder evocar en el tiempo lo vivido. Es un patrimonio personal y único que reside para siempre en nuestro recuerdo. Aquello que aprendes en un viaje queda impreso de una manera especial en nuestra memoria. Es lo que me pasó hace pocos días en mi último viaje a Pas de la Casa, en Andorra.

Nos sentamos a comer en el Restaurant El Provençal (que os recomiendo si vais por allí), y en su carta rezaba: Tartiflette saboyarde au votre choix de fromage (Tartiflette de Saboya a su elección de queso). Para mí, que en mi otra vida debí ser roedor, la oportunidad de una comida con queso ya fue suficiente para disparar mi curiosidad y pregunté de qué se trataba. El camarero me miró sorprendido (¿Cómo es posible que esta mujer no sepa lo que es?) y con una mirada amable me explicó los detalles de la receta, además de recomendarme la de Reblochon. Me decidí a probarla y a investigar un poco más.

La Tartifflette es una receta de las regiones de Saboya y Alta Saboya, actualmente recuperada por el Sindicato Interprofesional del Reblochon (algo parecido a una denominación de origen) y que goza de una gran popularidad en Francia desde los años ochenta. Para acuñar un buen nombre, el Sindicato se inspiró en el arpitano, idioma franco-provenzal usado en Saboya. Se utilizó la palabra tartifla, que significa patata, y se recurrió a una receta tradicional, la péla, que significa sartén. ¡Cómo disfruto yo con estos juegos etimológicos, tanto como degustando las recetas, que hay que alimentar al cuerpo y al alma!

Del Reblochon os diré que también tiene un origen curioso. La palabra viene del término re-blocher, que significa ordeñar de nuevo. El origen del nombre se remonta a los tiempos medievales en los que las tierras de los señores feudales estaban ligadas a su ganado y los campesinos explotaban estos recursos a cambio del pago un tributo en especie: Los quesos elaborados. El  número de quesos se calculaba en base a la producción de leche en la explotación. Los ganaderos avispados, para evitar un impuesto muy alto, ingeniaron un fraude. Ordeñaban las vacas por la mañana, en presencia del propietario, pero sin vaciar las ubres del todo. Por la noche, ya sin controles, repetían el ordeño, que daba una leche mucho más rica en nata aunque más escasa Los quesos clandestinos elaborados con esta leche resultaron ser más ricos que los reglamentarios. Aquí os dejo una foto del Reblochon que utilizamos para que conozcáis su aspecto.

Reblochon
Reblochon

Digo utilizamos, porque os reservaba una sorpresa para el final. Para hacer esta receta, he contado con una colaboración muy especial: Mi amigo Lukasz. Es polaco, es mi maestro de fotografía (esta sesión de fotos lo pone de manifiesto), es certificador oficial de calidad de nuestras recetas, es precursor y promotor de este blog y… hasta el diseñador del logo de nuestra cabecera. Es todo eso y además un buen amigo, de los que están para lo bueno y lo malo, (su hombro es muy acogedor cuando hace falta llorar). ¡Gracias Luismi por poner este tesoro en mi vida!

Lukasz Skalski
Lukasz Skalski

¿Nos acompañáis en este viaje con los sentidos a Francia para dar la bienvenida al otoño? (más…)

Orange Carrot Cake

Orange Carrot Cake
Orange Carrot Cake

¿A que parecen de verdad las zanahorias?  ¡Pues no, que son de fondant! Estamos de estreno, porque es mi primer layer cake, y aunque la técnica todavía es mejorable ¡a mí me parece precioso! Este pastel tiene una larga historia.  Soy fan absoluta del Carrot Cake desde hace 28 años por lo menos, desde que fui a estudiar a Inglaterra y me enamoré de este pastel de origen americano.  Desde entonces siempre he ido buscado la receta perfecta y he buceado por los recetarios norteamericanos probando varias recetas que iré compartiendo poco a poco en este blog.

Hace unos meses, en un viaje de trabajo por Orense, estuve hospedada en el hotel Carris Cardenal Quevedo y ¡Sorpresa! había Carrot Cake en su carta de postres.  ¡Y vaya tarta!, el sabor era sublime.  Pregunté a la camarera y me habló muy bien de la chef repostera del hotel y me dijo que la receta era suya personal y que llevaba zumo naranja en los ingredientes.  Se me encendió a mí la bombilla y me puse a investigar de en esta variante y parece que es una nueva moda.  Encontré esta receta en My recipes.com y la he adaptado un poco a mi manera.  Además estoy de enhorabuena porque por fin he encontrado en Zaragoza nueces pecanas que es el ingrediente original del pastel.

Pero la historia no se acaba aquí, porque esto fue hace unos meses.  A finales del mes pasado, mi amiga Marian Platero que es artesana me sorprendió con una preciosa Fofucha de Mermelaura que va vestida de color naranja y con su libro de recetas incluido.  Me hizo mucha ilusión porque es igualita a mí y porque ha sido el primer regalo que recibo para el blog.  Está claro que merece tener su lugar de honor en nuestro espacio.

Pensando en cómo presentarosla, me concentré en el color del vestido.  A mí, el naranja me lleva irremediablemente a una asociación pavloviana de ideas con mi amado Carrot Cake y empecé a pensar en serio en este proyecto.  Mirad el resultado: ¡qué bonita está al lado de su tarta favorita!

Fofucha Mermelaura y Orange Carrot Cake
Fofucha Mermelaura y Orange Carrot Cake

Por último, comentaros que esta es una receta para una tarta de grandes dimensiones, o de dos pequeñas como hice yo.  Esto es porque la tarta principal estaba destinada a un regalo para Carlos y Elena que nos han proporcionado unas maravillosas verduras ecológicas este verano y no quedaba bien cortarla para presentaros el interior.  Por el tamaño, es perfecta para una celebración familiar y habrá suficiente tarta como para 24 personas.  Si queréis una tarta para pocas personas podéis dividir los ingredientes a la mitad.  Os dejo también un enlace al tutorial de El Rincón de Bea sobre montaje de layer cakes que ha sido fundamental en esta primera experiencia.

Orange Carrot Layer Cake
Orange Carrot Layer Cake

(más…)

Maple bundt cake

Maple bundt cake
Maple bundt cake

Llevaba mucho tiempo esperando, pero por fin ha llegado el momento: Ya tengo mi molde Heritage de Nordic Ware.  ¡Por fin!  Lo había visto en centenares de blogs -hechizada por su forma en espiral- y siempre leyendo maravillas sobre el horneado uniforme y el desmoldado perfecto.  Este molde ha superado todas mis expectativas, y estoy segura de que es el primero de una larga lista a partir de ahora.

Heritage bundt cake de Nordic Ware
Heritage bundt cake de Nordic Ware

Tampoco es un secreto para los que me conocéis que me encanta el sabor del jarabe de arce, y más aún desde que aprendí a imitarlo en casa, así que elegí esta receta de Martha Stewart adaptada a Thermomix  para estrenarlo.  ¡Está para volverse locos!

(más…)

Helado cremoso de mantequilla y nueces pecanas

Helado de mantequilla y nueces pecanas.
Helado cremoso de mantequilla y nueces pecanas.

Esta receta ha supuesto para mí una doble satisfacción.  Por un lado, como bloguera principiante, ya que he realizado una receta de uno de mis blogs favoritos, Uno de Dos, tanto por su calidad gastronómica, como por la fotografía, que hacen del blog uno de los más elegantes de la blogosfera. En su página de Facebook, Pam nos invitó a sus seguidores a hacer el helado y contarle la experiencia y en esto he estado este fin de semana, adaptando la receta para elaborarla con Thermomix y heladera. El resultado ha sido descubrir uno de los mejores helados que he comido jamás. Os lo recomiendo totalmente.

En el lado personal, hemos descubierto que a mi hija Lauri, que es alérgica a las nueces y al melocotón, ¡las nueces pecanas no le dan alergia!. Cuando se estaba comiendo con mil precauciones el helado me dijo:

 – ¡Mamá, qué ricas que están las nueces, ya no recordaba este sabor!

Lauri no probaba las nueces desde que era muy niña. Os podéis imaginar, se me llenó el alma de ternura y alegría de verla disfrutar así.  Y la alergia no vino esta vez.  Las nueces pecanas no son fáciles de conseguir en mi ciudad, pero a partir de ahora las conseguiré para incluirlas en más recetas.

(más…)

Pastel Tres leches

Pastel Tres Leches
Pastel Tres Leches

Este postre con nombre tan singular, es el pastel de cumpleaños preferido de mi hija Lauri.  Es tan dulce y tierno como mi niña.  Es un postre tradicional en muchos países de Latinoamérica, como Costa Rica, Nicaragua, México, Venezuela, Colombia,  Perú, Ecuador, Puerto Rico y Chile.  Se trata de un bizcocho húmedo, empapado de un almíbar de tres tipos de leche, condensada, evaporada y nata, aunque yo, esta vez lo he aligerado y he usado leche semidesnatada en su lugar. Se decora con todo tipo de frutos rojos (fresas, guindas, granada, etc…) bajo una capa de nata montada o merengue, al gusto. El proceso es algo laborioso, pero en esta ocasión he tenido a mi ayudante de lujo y lo hemos pasado genial fotografiando paso a paso la preparación de la tarta. Espero que os guste tanto como a nosotras. ¡Te quiero Lauri! (más…)

A %d blogueros les gusta esto: