Etiqueta: Panceta curada

Bucatini a la amatriciana

Bucatini alla amatriciana.
Bucatini alla amatriciana.

Os invito que hagamos un evocador viaje con los sentidos por el Trastévere romano.  Recorramos tranquilamente sus calles empedradas y dejemos que el siena de sus calles y el bullicio de la gente nos invada. Así, como decía Balzac, “el amor sigue su instinto para encontrar su camino hasta el corazón”, de pronto, nos sentiremos irremediablemente atraídos por el universo de aromas  que emana el interior de una  trattoria. Dulce olor a tomates y albahaca, mezclado con la fuerza del perfume de  quesos y chacinerías, todo  bajo la mansa penumbra de las velas.  ¿Lo estáis proyectando? Yo ahora mismo me siento personaje en La Dama y el Vagabundo

Una calle del Trastévere de Roma. (fuente: http://www.romewithmarisa.com)
Una calle del Trastévere de Roma. (fuente: http://www.romewithmarisa.com)

La receta que hoy compartimos es una de las reinas de la gastronomía de Roma.  Según Wikipedia, el sugo all’Amatriciana debe su nombre a los antiguos pastores de Amatrice (que también significa amante en italiano), una pequeña localidad del Lazio a los pies de los Apeninos, desde la que acudían a Roma los veranos a vender sus productos.  La salsa originalmente se elaboraba a base de guanciale, que es una conserva de carne de cerdo –concretamente el carrillo- sin ahumar, bastante parecida a nuestra panceta curada, guindilla,  queso pecorino y spaghetti.  Se denominaba Gricia. Los romanos la adoptaron y modificaron incorporando en siglo XVIII el tomate, traído de las Américas y en algún momento los bucatini, que es un formato de pasta larga, más gruesa que el espagueti y con un agujero en el centro que permite absorber muy bien el sabor de las salsas. Es entonces cuando pasó a llamarse como la conocemos.

Existe ente los más puristas cierta controversia respecto de algunos ingredientes que se usan en la receta, como la cebolla o el vino blanco, que no estaban en la receta original, pero que en alguna medida ayudan a reforzar los sabores.  He podido escuchar a algunos chefs italianos justificar la presencia de ambos, ya que la cebolla –el más denostado-  aporta un contrapunto de dulzor a la panceta y el vino resalta el resto de los sabores.   Tal como lo explican, yo estoy de acuerdo, así que los he usado con moderación en nuestra receta. Así nació este plato lleno de contrastes, simple y  complejo, dulce y picante a la vez, que nos transportará de un soplo a esa Italia bella con la que todos soñamos. (más…)

Migas con setas

Migas con setas.
Migas con setas.

Estaba yo este viernes pasado comentando con mi compañero de trabajo Álex cuáles iban a ser nuestros planes para el fin de semana y me comentó que tenía una celebración familiar en un restaurante muy renombrado de Zaragoza y me dijo que su plato favorito eran las migas con setas. Me encantó la idea, porque en Aragón es un plato muy típico y yo siempre las había comido preparadas de la manera más tradicional. Me puse a buscar por aquí y por allá y me encantó la receta que preparan en el restaurante Orgi, en el Valle de Ulzama, cuyo proyecto me encanta, ya que busca una cocina con criterios sostenibles, con productos de cercanía, calidad y grandes dosis de creatividad.  Ahora, mi próximo proyecto será visitarlos el próximo otoño para vivir la experiencia en primera persona.

He adaptado la receta un poquito a mi gusto y quiero compartirla hoy con vosotros ya que a todos los que las disfrutamos ayer nos encantaron. (más…)

A %d blogueros les gusta esto: